Que necesitamos para vivir?



Las pantallas han colonizado nuestra vida. En Estados Unidos, cerca de la mitad de los adultos tienen un teléfono inteligente y más de un tercio una tableta digital. 

Estar enganchado al móvil o ser adicto a internet son consecuencias nocivas de las que se habla mucho últimamente. La nomofobia -no mobile phone phobia- o pánico a no estar conectado por el móvil, la tecno ansiedad, o tecnostress, el síndrome de la vibración fantasma, etc. son algunas de las características del cuadro clínico que presenta esta dependencia tecnológica. 

En el 2006, la multinacional Ipsos (una prestigiosa empresa que se dedica a investigar el mercado a nivel mundial) ya había señalado que en Francia, el 54 por ciento de las personas encuestadas tenían la impresión de pasar menos tiempo con sus prójimos, a raíz de las nuevas tecnologías. La cifra pasó al 71 por ciento en 2012.


Las curas de desintoxicación de internet empiezan a surgir en nuestro panorama mundial, entre ellas reStart, que se presenta como la primera oferta de programa de retiro de Internet en Estados Unidos.
En su portal, la firma indica que la mayoría de las personas tratadas tienen entre 18 y 28 años y han tenido problemas en sus estudios a raíz de la conexión permanente.

No se trata de dar la espalda a la tecnología y volver de nuevo a las cavernas, pero la dependencia de esta y el hecho de gestionarla de un modo negativo en nuestras vidas, ha llegado ya a tal nivel que científicos franceses han creado un empapelado de pared especial que bloquea las ondas wifi y la firma Ahlstrom se plantea comercializarlo el año que viene.
La empresa considera que ese producto tiene un gran interés, sobre todo para las instituciones de enseñanza, ya que puede impedir que los alumnos estén pendientes de su celular durante los cursos.



Una cuestión de prioridades:

Estos y muchos otros datos hacen que cada vez mas nos preguntemos si realmente necesitamos estar conectados todo el tiempo, siempre y en cada momento. ¿Somos conscientes de la intoxicación digital a la que estamos sometidos? Tras ese periodo inicial de entusiasmo que muchas personas sienten al adquirir por ejemplo: el último modelo de Apple, se impone reflexionar sobre la manera de emplear nuestro tiempo y recursos a la hora de vivir la vida.

En 2011 el cineasta y documentalista Josu Ozkaritz viajó con un amigo como mochilero por Asia, y entonces se dio cuenta lo poco que realmente hace falta en la vida para vivir y disfrutar de ella.  

"Viendo las distintas culturas y sus gentes, observas lo poco que tienen, pero siempre con una sonrisa en sus caras, es admirable. Este sistema de consumismo en el que estamos inmersos nos arrastra con una facilidad aplastante"

Este corto que realizó Josu Ozkaritz en la India refleja perfectamente (a mi modo de ver) la alarmante dependencia del ser humano por las nuevas tecnologías, que llega cada vez mas a rayar no solo lo enfermizo si no también lo absurdo y nos invita a reflexionar  profundamente sobre aquellas cosas que son (o al menos deberían serlo) más prioritarias en nuestra vida.

video


No hay comentarios:

Publicar un comentario